Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
Biografías: Vladimir N. Chelomei (1914-1984)
Redacción
 
Vladimir Nikolayevich Chelomei
Vladimir N. Chelomei es reconocido como uno de los principales artífices del desarrollo espacial ruso.
Científico brillante y emprendedor, durante cuarenta años estuvo al frente del OKB-52
(hoy NPO Mashinostroyeniya) en donde condujo el desarrollo de misiles crucero, ICBMs y estaciones espaciales.
ladimir Nikolayevich Chelomei nació el 30 de Junio de 1914 en la pequeña ciudad ucraniana de Sedlets, en el seno de una familia de maestros. A los tres meses de edad, y debido al inicio de la primera Guerra Mundial, la familia Chelomei se trasladó a Paltava. En esta ciudad, Chelomei fue influenciado por algunos vecinos intelectuales
-principalmente por Sofía Nikolayeva Danilevskaya, quien era la hija de Gogol y la nieta de Pushkin. Cuando Vladimir tenía 12 años de edad, la familia Chelomei se trasladó a Kiev. Allí él estudió mecánica de autos en una escuela técnica.

En 1932 Chelomei fue admitido en el Politécnico de Kiev (que más tarde se convertiría en el Instituto de Aviación de Kiev), la misma institución a la que Korolev había asistido ocho años antes. Chelomei era un prodigio, un estudiante verdaderamente brillante. Los profesores observaron que a diferencia de Korolev, una persona hiperactiva y apasionada de los aviones, Chelomei era tranquilo y analítico. A la edad de 22 años, Chelomei publicó su primer libro, Vector Analysis. A los 24 años, ya había publicado 14 trabajos.

En 1937 Chelomei se graduó del Politécnico con "honores", y en 1939 obtuvo el grado de "Kandidat", el primer título universitario de postgrado en el sistema educativo de la URSS. En 1940 recibió una de las 50 Becas Stalin que el gobierno soviético ponía a disposición anualmente. En 1941 se unió al Partido Comunista y fue nombrado Jefe del Grupo de Motores a Reacción en el Instituto Central Baranov de Propulsión de Aviones (TsIAM) de Moscú.

En 1942 Chelomei inventó independientemente el pulsorreactor. Con el apoyo del Ministro de Aviación Volikov, Chelomei formó un pequeño grupo de investigación para desarrollar esta tecnología. El grupo de Chelomei pudo construir un prototipo de pulsorreactor, y aunque éste era extremadamente ruidoso, su rendimiento resultó ser francamente decepcionante.

El 14 de Junio de 1944, Chelomei fue llamado al Kremlin por Malenkov -quien era un Adjunto de Stalin responsable de la industria aeronáutica-, para que observara los restos de un V-1 facilitado por Gran Bretaña. El Mariscal de Aviación Novikov fue deslumbrado por el ingeniero, al cual se le encomendó entonces la tarea de duplicar para la Unión Soviética el V-1. En Septiembre u Octubre de 1944 (según las fuentes), Chelomei fue nombrado Diseñador Jefe de la Planta de Aviación N° 51 u OKB-51, instalación que había pertenecido al bureau Polikarpov.

A fines de 1944, Chelomei había podido duplicar el pulsorreactor del V-1, y en la primavera (boreal) de 1945 ya estaba realizando los primeros ensayos del misil 10Kh. El motor pulsorreactor fue exhibido en la Feria Aérea de Tushino de 1947, montado sobre un caza Lavochkin La-11. Mientras tanto continuaba el desarrollo del 10Kh, con prototipos lanzados tanto desde rampas como desde el aire (empleando al avión Petlyakov Pe-8) en el centro de pruebas de Dzhizkaz, Uzbekistán. Es interesante destacar que todo este trabajo fue realizado sin la participación de expertos alemanes, a diferencia del trabajo que Korolev y Glushko realizaban sobre el V-2.

En forma paralela a su actuación profesional, Chelomei continuó con sus actividades académicas. En 1951 Chelomei obtuvo su doctorado en la Universidad Técnica Estatal Bauman de Moscú (MVTU). En 1952 comienza a trabajar como profesor en esta institución, donde además se especializa en dinámica de máquinas, teoría de las oscilaciones, estabilidad dinámica de cuerpos elásticos, y teoría de servomecanismos. En 1962 es nombrado Académico en la Academia de Ciencias de la URSS, Departamento de Mecánica.

En 1953 Chelomei perdió el control sobre su grupo debido a varias intrigas políticas: el Ministro Jefe Mikoyan quería que el bureau MIG de su hermano centralizara el desarrollo de los misiles crucero soviéticos, y el Jefe de la Policía Secreta Beria quería que su hijo diseñara los correspondientes sistemas de guía. Así, en Febrero de 1953, unas pocas semanas antes de su muerte, Joseph Stalin firmó un decreto por medio del cual se ordenaba transferir el OKB-51 al OKB-155 ("MIG") encabezado por M. I. Gurevich.

En 1955, luego de las muertes de Stalin y Beria (acaecidas en 1953), Chelomei fue renombrado por Malenkov. El grupo de Chelomei fue redesignado como OKB-52, comenzando a operar en una fábrica de reparación de máquinas agrícolas en el barrio de Reutov, a pocos kilómetros al sudeste del Kremlin. A esta altura Chelomei había concebido un fantástico nuevo esquema: misiles antibuque con alas propulsados por motores a reacción, los cuales podrían ser lanzados desde submarinos o pequeñas embarcaciones. El nuevo liderazgo soviético consideraba a esto como un medio revolucionario para contrarrestar a la poderosa Armada norteamericana.

Durante la década de 1950, y a principios de los '60, el bureau de Chelomei diseñó una variedad de misiles crucero supersónicos, los cuales fueron aceptados para entrar en servicio en la Armada soviética. Estos misiles podían ser lanzados desde submarinos (lanzamientos desde superficie solamente), buques de guerra, e instalaciones costeras, y tenían la capacidad de atacar a blancos marítimos y terrestres con cargas convencionales o nucleares. En estos años entraron en producción el P-5 (designación OTAN SS-N-3c, misil basado en submarino para ataque nuclear de blancos terrestres), el P-6 y P-35 (SS-N-3a y SS-N-3b respectivamente, misiles antibuque guiados por radar), los cuales estuvieron en servicio aun en la década de los '90. A fines de los '50 Chelomei también inició el desarrollo del misil Ametist (designación OTAN SS-N-7), un misil antibuque basado en submarinos, el cual empleaba combustible sólido y que se convirtió en el primer misil crucero soviético capaz de ser lanzado bajo el agua. El Ametist fue aceptado por la armada y entró en servicio a fines de la década de 1960 en los submarinos nucleares del tipo Project 670 (designación OTAN "Charlie I").
El misil 10Kh
El misil 10Kh, la versión rusa del V-1 alemán. (Edgar Guerrero)
El misil crucero P-5
El misil crucero P-5
El misil crucero Ametist
El misil crucero Ametist
Pero el interés de Chelomei no sólo se limitaba al desarrollo de misiles crucero. Era evidente que para batir blancos fijos estratégicos, los misiles balísticos, para los cuales el enemigo no podría desarrollar sistemas defensivos por décadas, sería el sistema de armas a priorizar, dejando en segundo plano a los misiles crucero. Además, la tecnología de misiles balísticos intercontinentales podría ser usada para la exploración y colonización del espacio. A fines de los '50, Chelomei estaba "ansioso" por ingresar al mundo mucho más excitante del vuelo espacial. Cuando el misil R-7 de Korolev experimentó una larga serie de fallas de lanzamiento en el verano (boreal) de 1957, Chelomei no perdió tiempo en criticarlo, y en ofrecerse a sí mismo para hacerse cargo del desarrollo del mismo... . Pero el evento clave en la carrera de Chelomei, fue una reunión que éste tuvo con Khrushchev a principios de 1958, y que derivó en la contratación del hijo de Nikita Khrushchev, Sergei, el 18 de Marzo de 1958. Este hecho le dio a Chelomei un acceso inmediato a los niveles más altos del poder soviético. Las innovadoras ideas de Chelomei, como la estandarización y producción en masa de misiles crucero, misiles balísticos, y naves espaciales estaban en completo acuerdo con los planes de Khrushchev de reducir el gasto militar por medio del uso de revolucionarias nuevas tecnologías.

Con el apoyo de Khrushchev el bureau de Chelomei creció rápidamente mediante la anexión de otras oficinas de diseño y factorías disueltas por la reestructuración de defensa. Las oficinas de diseño aeronáutico Myasischev, Lavochkin, y Tsybin fueron absorbidas por el OKB-52 de Chelomei. Pero la principal adquisición fue la factoría Khrunichev, que había estado trabajando con anterioridad en los bombarderos pesados de Myasischev y en el misil de crucero Buran, y poseía los niveles más altos de especialización metalúrgica en la construcción de aeronaves de la Unión Soviética.

Este rápido ascenso naturalmente le creó feroces oponentes. Boris Chertok menciona que por aquella época en el mundillo aeroespacial ruso circulaba un "chiste secreto":

¿Te has enterado? Están cerrando el Teatro Bolshoi...
¿Cómo es eso?
Lo están transformando en un prostíbulo para el OKB Chelomei.

Los novedosos misiles de Chelomei podían ser almacenados por largos períodos de tiempo, en cápsulas ambientalmente controladas, a bordo de los buques de guerra soviéticos. Chelomei creía que esta tecnología podía ser aplicada tanto a los misiles balísticos como a artefactos espaciales. Así propuso usar esta tecnología de "encapsulamiento" en el ICBM ligero UR-100, la respuesta soviética al misil norteamericano Minuteman. El UR-100 se construyó en vastas cantidades, unas 1 000 unidades en sus distintas versiones. Estaba contenido en una unidad sellada, pudiendo permanecer almacenado, cargado con combustible, por un período de diez años. El UR-100 podía ser disparado en cualquier momento, con sólo un aviso de lanzamiento de tres minutos.

Aproximadamente a finales de la década de 1950, Chelomei idea un concepto de nave espacial modular denominada "Kosmoplan", configurable según los requerimientos. Estas naves incluirían los siguientes elementos: módulos de maniobra de alto rendimiento equipados con motores a combustible líquido, unidades con motores iónicos para cambios de órbita y vuelos interplanetarios, módulos con reactores nucleares para aplicaciones espaciales de alto consumo energético, y vehículos de reingreso para el retorno a tierra de cargas con descensos en pistas convencionales.
Kosmoplan
Impresión artística de un típico vehículo Kosmoplan, en su versión de exploración
de Marte. (Mark Wade)
De todos estos elementos, particularmente interesante era el vehículo de reentrada. Éste tenía un escudo térmico protector en forma aproximadamente cónica con flaps de maniobra en la base dispuestos como pétalos (ver gráfico). El vehículo era capaz de realizar extensas maniobras laterales (+3 000 km) a velocidad hipersónica, así como reentradas controladas a muy altas velocidades desde trayectorias planetarias de retorno. Una configuración similar a ésta fue ensayada por la Fuerza Aérea de los EEUU a fines de los '60, el Boost Glide Re-entry Vehicle (¿vehículo basado tal vez en información de inteligencia del diseño de Chelomei?). El escudo externo encerraba una adaptación de los misiles cruceros navales de Chelomei (!). Después de la reentrada, el escudo cónico se separaría explosivamente a Mach 2. El misil interno desplegaría entonces sus alas y la entrada de aire, encendería su motor, y volaría hasta un campo aéreo en territorio soviético para realizar un aterrizaje de precisión guiado por radio.

Este diseño eliminaba los problemas -de muy difícil solución- que habían encontrado en el mismo período otros diseñadores jefes en sus diseños espaciales. Puesto que el escudo térmico protector sería descartado, el contenido no tenía que ser diseñado para manejar temperaturas de equilibrio térmico de 400 grados o más. El mismo vehículo también podría arrojar una carga mayor en paracaídas, o una cabeza nuclear.

Las naves del tipo Kosmoplan tenían que ser lanzadas con la familia igualmente modular de lanzadores universales "UR", capaces de lanzar tanto ICBMs como naves espaciales. Chelomei propuso diversas variantes del Kosmoplan para realizar estudios de la alta atmósfera terrestre, comunicaciones de TV, meteorología, reconocimiento fotográfico militar, reconocimiento naval, e intercepción y destrucción de satélites enemigos. Las versiones civiles del Kosmoplan se emplearían para la exploración planetaria y del espacio próximo a la Tierra. Los mismos principios modulares, pero con vehículos de reingreso de mayor tamaño se usarían en los denominados "Raketoplans", que eran interceptores tripulados. Se usaría al vector UR-200 para lanzar a los Kosmoplans. El vector UR-500 estaría formado a su vez por varias de estas unidades UR-200, y se destinaría al lanzamiento de cargas mayores (versiones Kosmoplan/Raketoplan para misiones tripuladas, lunares y planetarias).
Perfil de la operación de descenso del Kosmoplan/Raketoplan
Perfil de la operación de descenso del Kosmoplan/Raketoplan
1. Maniobra de frenado. 2. Separación del módulo de instrumentos.
3. Maniobras de reentrada. 4. Separación a Mach 2 del escudo protector.
5. Despliegue de las alas y de la toma de aire del vehículo de descenso.
6. Vuelo de crucero. 7. Contacto final en una pista convencional.
(Mark Wade)
 
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links