Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
     
Mensaje Sitio Oficial Carl Sagan
 
Montañas de acero cósmicas
Maximiliano C. L. Rocca
odos hemos visto alguna vez un meteorito metálico en algún museo público. Es muy popular y verdadera la idea de que un meteorito es algo metálico y muy pesado. Se trata en verdad de masas irregulares compuestas por una aleación de Hierro y Níquel con algo de Cobalto, Fósforo, Carbono y Sulfuros como componentes menores. Son nada menos que de "acero" cósmico refinado en el espacio profundo durante millones de años.

Los mayores meteoritos del mundo son todos de masas metálicas de Hierro-Níquel.

El "Hoba" de Namibia, Sur África, es el mayor meteorito conocido hasta hoy en el mundo. Se trata de una masa de Hierro-Níquel de 2,74 x 2,74 x 0,97 metros que pesa 60 toneladas. Cayó durante tiempos prehistóricos y fue hallado en 1920.

El "Gran Chaco" o "Chaco" es el segundo más grande del mundo. Forma parte de la lluvia meteorítica de Campo del Cielo, Argentina. Dentro del cráter 10, llamado "Gómez " de 25 metros de diámetro, se descubrió este meteorito enorme cuyo peso es de 37,4 toneladas. Fue encontrado en 1980.

Hay muchos más ejemplos.

¿De dónde han salido estas masas metálicas?

Sin duda estamos ante fragmentos de asteroides hechos de acero natural.

En realidad la historia de su origen es más o menos así:

Los asteroides son cuerpos cósmicos rocosos o metálicos que tienen diámetros desde unos pocos metros, hasta el mayor conocido con 1 000 km (Asteroide 1 Ceres). Giran alrededor del Sol como parte del Sistema Solar. Se podría decir que los asteroides son escombros cósmicos que sobraron de la construcción planetaria. El Sol y los planetas se formaron hace unos 5 mil millones de años a partir de una nebulosa galáctica de gas y polvo calientes. A medida que el gas se enfriaba se condensaba en gotas y granos de minerales o metales, que luego se agrupaban y aglomeraban por la mutua fuerza de atracción gravitatoria. Formaron entonces cuerpos sólidos menores de diversos tamaños. A partir de ellos crecieron los planetas y los sobrantes de ese episodio son los asteroides de hoy.

En el principio del Sistema Solar, el material tanto mineral como metálico que formó los asteroides aún estaba caliente y fundido. Entonces, por acción de la gravedad, el metal se separó de la roca y como es más denso se hundió hacia el centro del cuerpo cósmico, concentrándose en el núcleo del mismo. Dentro de ese asteroide "padre" el metal se refinó y enfrió en el núcleo durante miles de millones de años. Los asteroides de Hierro-Níquel se han formado a gran profundidad en los núcleos de algunos asteroides de no menos de 200 km de diámetro. Rodeando a esos núcleos metálicos había un manto compuesto de rocas ricas en minerales de Silicio, Hierro y Magnesio.

Hoy mismo hay todavía más de un asteroide metálico en el Cinturón Principal: El asteroide 16 Psique es hasta hoy, el más grande asteroide de tipo Metálico que se conoce en el Cinturón Principal. Es un enorme esferoide de 250 km de diámetro.

Otro asteroide del Cinturón Principal compuesto por Hierro-Níquel es el
21 Lutetia, de 95 km de diámetro que será fotografiado por la sonda europea "Rosetta" en breve tiempo.

Otro caso es el 216 Kleopatra, una masa metálica con forma de "hueso" que mide 217 x 94 x 81 km de diámetro. Este asteroide ha sido cartografiado mediante ecos de radar desde la Tierra, y por su forma de rebotar las ondas de radar se ha confirmado que está compuesto por Hierro-Níquel metálico.
Asteroide 216 Kleopatra
Mapa de radar del asteroide 216 Kleopatra.
Es decir, estos asteroides son los núcleos metálicos de viejos asteroides que fueron "desnudados" de sus mantos rocosos por los múltiples choques e impactos con otros asteroides.

Los asteroides del Cinturón Principal giran alrededor del Sol en órbitas casi circulares entre Marte y Júpiter desde el origen del Sistema Solar. Sin embargo, a ciertas distancias del Sol, la fuerza de atracción gravitatoria de los planetas los perturba en su viaje orbital. Son las llamadas RESONANCIAS ORBITALES. Júpiter, el mayor de los planetas, es el responsable principal, con su enorme fuerza de gravedad, de alterar las órbitas de los asteroides del Cinturón Principal. Los atrae cambiando una órbita casi circular, en una nueva, ahora de forma elíptica (ovalada).

Otro mecanismo de cambio orbital son los impactos y choques entre asteroides dentro mismo del Cinturón Principal. Ellos producen astillas gigantes que salen disparadas en nuevas órbitas que las alejan de su lugar de origen.

En muchos casos, estas órbitas nuevas se cruzan con la de algún planeta cercano y éste, a su vez, también perturba otra vez la órbita del asteroide. Muchos asteroides se mueven en órbitas verdaderamente caóticas por todo el Sistema Solar interior. Es así como un asteroide que se originó en el Cinturón Principal se transforma, con el tiempo, en un "Asteroide que se Acerca a la Tierra" (AAT). En inglés se los conoce como "Near Earth Asteroids" (NEAs).

Así fue cómo, un día, un gran choque con otro asteroide, dentro del mismo Cinturón Principal entre Marte y Júpiter, hizo trizas al asteroide "padre" y fragmentó en mil pedazos su núcleo metálico. Los fragmentos tanto rocosos como metálicos salieron disparados en una nueva órbita, que eventualmente se cruzaba con la órbita terrestre. Finalmente un día, un fragmento metálico cayó sobre la Tierra...

¿Hay casos de objetos metálicos entre AATs?.

Sí, los hay. Hasta hoy sólo se sabe con certeza de dos casos: el 3554 Amun y el 6178 1986DA. Su información fundamental es la siguiente:
3554-AMUN - (tipo orbital: Aton). Distancia Media al Sol: 145 millones de kilómetros. Excentricidad orbital: 0,251 Inclinación: 21,6 grados. Diámetro: 2,0 kilómetros. Tipo espectral: M (Metálico, hierro-níquel). Periodo de Rotación: 2,53 Horas.
6178-1986DA - (tipo orbital: Amor). Distancia Media al Sol: 421 millones de kilómetros. Excentricidad orbital: 0,582. Inclinación: 4,29 grados. Diámetro: 2,3 kilómetros. Rotación: 2,5 Horas. Tipo: M (Metálico).
El 6178-1986 DA ha sido estudiado mediante ecos de ondas de radar. La forma en que refleja las ondas de radar confirma que se trata de un objeto compuesto por Hierro y Níquel metálicos.

¡Tenemos aquí dos pedazos de reluciente acero refinado en el Cinturón de Asteroides y que se acercan a la Tierra regularmente! ¡Miden cada uno 2 km de diámetro!

Tan interesantes son estos dos objetos que hasta se ha propuesto la idea de moverlos de sus órbitas para traerlos a una órbita alrededor de la Tierra, y luego explotarlos comercialmente como gigantescas minas de acero cósmico.

Si bien la idea parece fácil, en realidad no lo es y tiene algo de disparatada. No hay experiencia alguna en cómo mover asteroides de sus órbitas naturales. Lo peor es que si algo saliera mal estos objetos podrían terminar chocando con la Tierra, y como miden más de 2 km cada uno, el daño que causarían al impactar sería enorme. Mejor dejarlos donde están y no tentar al destino.

La próxima vez que veamos un meteorito metálico en un museo, tratemos de imaginarlo como parte de un gran asteroide que viajaba en el espacio entre Marte y Júpiter.
 
Meteorito metálico
 
Meteorito metálico
 
Meteorito metálico
Fotos de meteoritos metálicos de Sikhote Alin, Rusia.
 
Meteorito Marciano
Meteorito metálico de Hierro-Níquel descubierto en Marte por el rover Opportunity. Tiene el tamaño de una pelota de Baloncesto. (NASA/JPL/Cornell)
 
Capital Federal, Buenos Aires, Argentina, 27 de Abril de 2005.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Portada Acerca de... Índice Contacto Links