Página Espacial
Bienvenido. Estamos en la Web desde el 12 de Julio, 2003. Nos encontramos...!
   
 
Mensaje
 
Meteoroides, Superbólidos y Meteoritos
Maximiliano C. L. Rocca
Meteoroides, Superbólidos y Meteoritos
Nuestro planeta gira alrededor del Sol a una distancia del mismo de 149.6 millones de Km. No está solo en su viaje cósmico. Junto con los planetas también viajan alrededor del Sol el polvo interplanetario, los meteoroides, los cometas y los asteroides. Todos ellos, eventualmente, se cruzan con la órbita terrestre y por lo tanto pueden entrar en contacto con la atmósfera terrestre o hasta impactar contra la superficie.

n este artículo analizaremos qué pasa cuando estos visitantes cósmicos interactúan con la atmósfera terrestre. Todo dependerá de 3 factores básicos: la masa del objeto cósmico, su velocidad y su ángulo de entrada en la atmósfera terrestre. Nosotros aquí, para simplificar las explicaciones, consideraremos la velocidad de entrada siempre como 15 Km/seg. En realidad la velocidad de entrada de estos objetos interplanetarios varía desde unos pocos Km por segundo, hasta unos 80 Km/segundo. Sin embargo, la gran mayoría entran en nuestra atmósfera a un promedio de velocidad de unos 15 Km/segundo.

En cuanto al ángulo de entrada en la atmósfera vale decir que cuando éste es muy vertical con respecto al plano del suelo, el objeto tiende a sufrir mayor fricción y desgaste en la atmósfera. Si el ángulo es muy pequeño, entonces el objeto puede rebotar en la atmósfera y volver hacia el espacio.

Analizaremos cada caso según la masa del objeto de menor a mayor: polvo microscópico, meteoroides y meteoros, meteoritos, bólidos, superbólidos y finalmente impactos.

1) POLVO MICROSCÓPICO
Meteoroides, Superbólidos y MeteoritosEl polvo microscópico que pesa menos de una milésima de gramo no encuentra casi resistencia al entrar en la atmósfera. Se sedimenta pacíficamente a través del aire. Una vez flotando en la atmósfera puede servir de núcleo de condensación a las gotas de lluvia y luego aterriza en la superficie dentro de las gotas de agua. Así es, en las gotas de lluvia hay partículas de polvo interplanetario... junto con miles de partículas de contaminación industrial. Curiosamente más del 70% del material extraterrestre que cae sobre la Tierra desde el espacio cada año, es simplemente polvillo microscópico. ¡Llueven en total varios miles de toneladas al año! La mayoría de este polvillo proviene de las colas de los cometas.
2) METEOROIDES Y METEOROS
Un meteoroide es todo cuerpo sólido natural que gira alrededor del Sol y tiene menos de 100 metros de diámetro. Los meteoroides pequeños (de unos pocos gramos de peso) entran en la atmósfera y se queman dejando una estela de luz conocida como meteoro o estrella fugaz.

Un meteoro es la traza de luz producida cuando un meteoroide entra en la atmósfera terrestre y se calienta hasta llegar ser incandescente debido a la fricción con los átomos atmosféricos. El calor puede llegar a más de 2000ºC, y es suficiente como para fundir roca o metal.

Todos recordamos haber visto alguna vez esas trazas de luz en el cielo nocturno, que sólo duran unos segundos, llamadas estrellas fugaces. Las produce la entrada de una pequeña partícula de roca en la atmósfera que se consume casi totalmente. La mayoría de estas partículas provienen también de las colas de los cometas.
3) METEORITOS Y BÓLIDOS
Se define como un bólido a todo evento luminoso relacionado con la entrada en la atmósfera de un meteoroide que tenga una magnitud visual de entre -4 y -17. Para dar una idea de la escala de brillos, el Sol tiene asignada una magnitud visual de -26,8, la Luna llena de -12,7, el planeta Venus de -4,2 y Sirio (la estrella mas brillante) de -1,4. Los bólidos son tan brillantes como la Luna llena o más. La interacción y la fricción con la atmósfera terrestre comienzan a unos 80 Km de la superficie.

Si el cuerpo cósmico sobrevive al paso ígneo por la atmósfera se lo llama "meteorito". Un meteorito es todo meteoroide (cuerpo sólido del espacio menor a 100 metros) que entra en la atmósfera terrestre y sobrevive a la fricción aterrizando en la superficie relativamente intacto. Normalmente, el promedio de pérdida de masa de un meteoroide pequeño en su paso por la atmósfera terrestre va desde un 50% a un 98% de la masa inicial, dependiendo mucho del ángulo de ingreso en la atmósfera y la velocidad de ingreso.

Los meteoritos suelen fragmentarse en la atmósfera y así se desparraman en lo que se conoce como "lluvias de meteoritos". Veamos unos ejemplos:

La noche del 26 al 27 de Marzo de 2003 una roca de unos 2 metros entró en la atmósfera sobre USA. Luego de un bólido descomunal, se fragmentó en miles de pedazos que se esparcieron por unos 10 Km en los suburbios del Sur de la Ciudad de Chicago. Se recuperaron un total de cerca de 500 fragmentos de meteoritos pétreos.

Otro ejemplo, pero, argentino: 15 de Enero de 1985, 16 horas (local): Una lluvia de cientos de meteoritos pétreos cayó en la zona cercana a La Criolla, Entre Ríos, Argentina.

Hay muchísimos ejemplos más.

Hasta hoy, ninguna persona ha muerto a causa de la caída de un meteorito. Hay, por cierto, casos de lesiones:

El 30 de Noviembre de 1954 la Señora E. H. Hodges de Sylacauga, Alabama, USA, se encontraba sentada en su hogar después del almuerzo. De repente, una roca de 4 Kg (un meteorito pétreo) le golpeó en el muslo después de atravesar el techo y aplastar una radio. La señora se recuperó en el Hospital local luego de varios días de reposo.

El 28 de Junio de 1911 una fuerte lluvia de meteoritos pétreos cayó sobre la zona de Nakhla, en Egipto. Desgraciadamente, una de las rocas mató, al caer, a un perro.
Meteoroides, Superbólidos y Meteoritos
Durante una lluvia de meteoritos pétreos, un automóvil fue perforado por un meteorito de 12,4 Kg en Peekskill, ciudad de New York, USA, el 9 de Octubre de 1992 a las 23,48 horas.
[Para descargar video (1 MB) click -> aquí]
Los meteoritos compuestos por metal suelen resistir mejor el paso ígneo por la atmósfera. Por eso los más grandes meteoritos conocidos son metálicos. Los meteoritos pétreos son menos resistentes a las tensiones generadas durante el paso por la atmósfera, y suelen fragmentarse un miles de pedazos antes de tocar el suelo.

El mayor meteorito hoy conocido en el mundo es el llamado "Hoba" de Namibia, África del Sur. Es una masa de Hierro-Níquel de 2,74 x 2,74 x 0,97 metros que pesa 60 toneladas. Cayó durante tiempos prehistóricos y fue hallado recién en 1920. En marcado contraste con "Hoba", el mayor meteorito pétreo es una roca caída junto con una lluvia de meteoritos en la zona de Jilin, China, el 8 de Marzo de 1976. Esta roca pesa "sólo" 1,9 toneladas, o sea 30 veces menos que "Hoba".
4) SUPERBÓLIDOS
Un superbólido es todo evento luminoso asociado a un meteoroide que entra en la atmósfera terrestre que supera la magnitud visual -17. Así, los superbólidos pueden ser tan brillantes como el Sol o ¡hasta más!

El 30 de Junio de 1908, a las 7,17 horas de la mañana (hora local) se produjo una explosión terrible a unos 8 kilómetros de altura por sobre el río Tunguska en Siberia, Rusia (N 60º 55' E 101º57'). Dos mil quinientos noventa kilómetros cuadrados de bosques quedaron destruidos y convertidos en troncos carbonizados y caídos. En un radio de 15 Km todo quedó arrasado.

Primero apareció una bola de fuego enorme, más brillante que el Sol, y de un color blanco azulado. Venía desde el Sud Este. Segundos después, se escuchó la primera detonación.

La detonación revistió tal violencia que los sismógrafos de la ciudad de Irkutsk (a 800 Km al Sud) registraron el paso del temblor de tierra. Instantáneamente, una gigantesca columna de fuego se elevó al cielo alcanzando tanta altura que se hizo visible sobre el horizonte a los atónitos habitantes de varios pueblos siberianos. Luego, en el aire resonó el estampido de ensordecedores truenos que se escucharon a más de mil kilómetros. El estruendo era tan intenso que algunos pastores se quedaron sordos y otros sufrieron shocks y quedaron aturdidos.
Meteoroides, Superbólidos y Meteoritos
Al tiempo que una brillante nube de fuego se destacaba en el cielo, una abrasadora corriente de calor recorrió la taiga, arrasando las altas coníferas y provocando incendios que tardarían semanas en apagarse. Enseguida una onda de choque recorrió la zona derribando techos y rompiendo ventanas a su paso. Hasta 600 Km a la redonda, ráfagas huracanadas de viento sacudieron las paredes de las casas...
El famoso tren transiberiano sufrió tremendas sacudidas y vibraba con tal violencia sobre sus rieles que el maquinista tuvo que parar su marcha.

Masas oscuras de espesas nubes ascendieron hasta el cielo y horas más tarde se desencadenó una "lluvia negra" como resultado de la súbita condensación del aire junto con el polvo y el hollín que habían sido succionados hacia el cielo en el torbellino formado en el vórtice de la explosión. Las ondas de presión barométrica de esta explosión le dieron la vuelta al mundo varias veces.

Finalmente, y por el espacio de varias semanas, toda Europa presenció con estupor unos amaneceres y unos atardeceres con unas nubes de colores muy extraños. Incluso un resplandor rojizo permaneció por semanas en el cielo nocturno europeo aún durante la medianoche.

Impresionante, ¿verdad?

Se ha especulado muchísimo sobre este evento y su origen. Se ha hablado desenfrenadamente de radiactividad, OVNIS, meteoritos de antimateria, micro-agujeros negros y otras cosas igual de exóticas. La realidad, lo más probable, es que lo que produjo la explosión fuese un meteoroide del tamaño de media cuadra. Se calcula que la potencia de esa explosión fue de 10 a 20 Megatones de TNT y la produjo un meteoroide de "sólo" 50 metros que explotó en la atmósfera. Recordemos que un Megatón es la energía liberada por un millón de toneladas de TNT y que las bombas atómicas detonadas en 1945 sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki liberaron "sólo" 20 Kilotones de TNT de energía, o sea la energía de 20 mil toneladas de TNT.

Lo que confundió por décadas a los investigadores fue la ausencia de cráteres y meteoritos en la zona. Hoy se sabe bien por estudios físicos en laboratorio que cuando el objeto está en los 40 a 80 metros de diámetro y está compuesto por roca, no sobrevive al paso por la atmósfera. De modo que no es de sorprender que no haya cráteres de impacto en el área de Tunguska.

La roca entró en la atmósfera a varios Km por segundo y comenzó a sufrir la intensa resistencia y fricción del aire. A medida que se hundía en la atmósfera, en la parte delantera del objeto (su "nariz") se fue acumulando aire comprimido. Cuando el objeto se acercaba cada vez más al suelo, la masa de aire comprimido aumentaba en presión y fuerza expansiva. Como consecuencia de las leyes de la termodinámica, el aire comprimido se calentó cada vez más, alcanzando altísimas temperaturas. El objeto se vio sometido a un enorme esfuerzo material y a una tensión mecánica tremenda.

¡El aire se resistía a dejarlo pasar!

Finalmente, cuando estaba a unos 8 Km del suelo, esa masa de aire comprimido delante del objeto se hizo enorme, caliente e irresistible. Logró vencer la resistencia del material que componía al objeto. Se produjo entonces la explosión colosal que arrasó con todo a su paso en la superficie y vaporizó totalmente al meteoroide cósmico. Todo esto ocurrió en sólo unos pocos segundos.

¿Cómo es esto posible de entender mejor? Daré un ejemplo fácil: una pileta llena de agua y un nadador.

Si nos sumergimos en la pileta con lentitud desde el borde, el agua se comportará como un material suave y fluido y no nos ofrecerá resistencia al entrar en ella. Ahora veamos el caso de un nadador que se tira a la misma pileta desde un trampolín a 100 metros de altura. Cuando toque el agua, viajará a una velocidad de varios metros por segundo con respecto a la pileta, y su contacto con el agua será violento. A esa velocidad, y si el nadador cae "de panza", el agua se comportará como si fuera una pared sólida y le ofrecerá gran resistencia. El choque con la superficie del agua en este caso es tan violento que puede llegar a desmayar al nadador.

Lo mismo ocurre con el aire en la atmósfera terrestre y los meteoroides del espacio. La atmósfera le ofrece la mayor resistencia posible a todo objeto sólido que tenga entre 10 y 80 metros de diámetro y los pulveriza en una explosión de gran potencia antes de que toquen el suelo. Por eso jamás se encontraron ni cráteres ni meteoritos en la zona de Tunguska ni tampoco en otros casos de superbólidos. A nosotros, en la superficie terrestre, el aire nos parece algo suave y gentil pero, para un objeto del tamaño mencionado que entra en la atmósfera a unos 20 Km por segundo, entrar en el aire le resultará como encontrar una pared y le ofrecerá gran resistencia al avance.

Se sospecha que un evento similar ocurrió en el siglo XIII en Nueva Zelanda. Parece ser que, hace unos 800 años, una gran zona vecina a la ciudad de Tapanui (en la Isla Sur) quedó arrasada por un flash casi instantáneo de alta temperatura y fuegos forestales. Incluso se sostiene que algunas leyendas de los aborígenes maoríes pueden ser los recuerdos de tal catástrofe.

Se supone hoy que eventos de este tipo suceden una vez cada varios cientos de años... si el próximo ocurre sobre una zona poblada producirá un desastre sin precedentes en la historia de la civilización. Veamos ahora otro superbólido pero muy poco conocido por el público: el llamado "Tunguska" brasileño del río Curuca, Amazonas, Brasil, (S 5º W 71,5º).

Leamos el relato de este evento inusual escrito por el padre Fedele d'Alviano: --"La mañana del 13 de Agosto de 1930 el cielo estaba claro y el glorioso Sol ecuatorial había salido para iluminar un nuevo día.... Sorpresivamente, a eso de las 8 hs., el Sol se tornó de color rojo sangre y una oscuridad se esparció sobre todo, tal y como si una espesa nube hubiese interceptado los rayos solares... pero no había tal nube... sólo la aparición de un polvillo en la atmósfera. Una fina ceniza había comenzado a caer sobre las plantas de la selva y sobre las aguas del río... cuando sorpresivamente, un sonido de múltiples silbidos se escuchó viniendo desde lo alto... sonando como artillería y ese sonido se fue haciendo más cercano... y más cercano. Algunos pescadores se alzaron mirando hacia el cielo y entonces vieron grandes bolas de fuego cayendo desde lo alto como rayos. Cayeron en el centro de la selva con un triple estampido similar al rugido de un trueno y el estallido de un rayo. Ocurrieron entonces tres explosiones distintas, cada una mayor que la anterior, causando temblores de tierra como los de un terremoto. Una fina lluvia de cenizas continuó cayendo por varias horas y el Sol siguió nublado.--"

¡Es evidente que algo cayó desde el cielo!... Este relato fue publicado recién en los 90's. Había permanecido olvidado en archivos eclesiásticos de los misioneros capuchinos por varias décadas. El investigador independiente italiano Roberto Gorelli fue quien primero lo recuperó para el dominio público.

Rocas de 1 a 40 metros de diámetro explotan a varios kilómetros de altura en la atmósfera con un gran despliegue de ruido y luz pero, normalmente, sin hacer daños mayores al nivel de la superficie terrestre. En 17 años de observación (1975-1992) los satélites espías norteamericanos del DoD (Department of Defense) detectaron 136 explosiones en la alta atmósfera del orden de 20 Kilotones de TNT de energía.

Un caso exótico: Un superbólido muy fuerte ocurrió sobre la Base de la Fuerza Aérea Norteamericana Peterson, de Colorado Springs, el 21 de Noviembre de 1995 por la madrugada. Sacudió la estructura y las ventanas temblaron. La explosión fue, al principio, confundida con un ataque militar por aire (...). Finalmente una cámara de vigilancia nocturna demostró que la causa había sido un superbólido atmosférico muy potente. La roca que lo causó no era mayor que un escritorio de oficina.
5) IMPACTOS
En el caso de objetos metálicos de más de 30 metros de diámetro y para objetos rocosos de más de 100 metros, la atmósfera terrestre no ofrece obstáculo ni resistencia suficientes, y dichos objetos alcanzan la superficie terrestre conservando una inmensa energía cinética. Se trata de los impactos de meteoritos gigantes que dejan cicatrices en la superficie terrestre conocidas como cráteres o estructuras de impacto. Ya no se trata de meteoroides sino de asteroides o bien de los núcleos de cometas. Estos objetos pueden tener desde "sólo" 100 metros hasta varias decenas de Kilómetros de diámetro (¡un núcleo de cometa puede tener hasta 50 Km de diámetro!). Su descripción está más allá de las intenciones de este artículo.

Como resumen final vemos que partiendo del polvo microscópico que "llueve" pacíficamente, pasado por meteoros de luminosa belleza, los espectaculares bólidos y los muy peligrosos superbólidos, terminamos con los muy enérgicos impactos de meteoritos gigantes. Toda una "fauna" cósmica que visita nuestro planeta.
 
Sobre el Autor

Maximiliano C. L. Rocca
(37 años), es Analista de Sistemas y realiza desde hace varios años investigación en los temas de Asteroides que se acercan a la Tierra y de Cráteres de impactos terrestres, financiado por The Planetary Society, CA, USA.
Corresponsal de superbólidos y caída de meteoritos para el Scientific Event Alert Network (SEAN) del Smithsonian Institution, Washington, USA.
Miembro regular de la Meteoritical Society, USA, desde 1999.
Miembro de la Division for Planetary Sciences / American Astronomical Society, USA, desde el año 2000.
 
Para saber más...

Algo cayó en Mendoza (Argentina)


Habían pasado algunos minutos de las 2 de la madrugada del viernes 1 de Agosto de 2003, cuando el cielo se iluminó en el sur mendocino. Una luz potente y fuerte enceguecía a quien se animaba a observar el objeto que atravesaba el cielo. El blanco azulado se transformó casi en un rojo fuego y a los pocos segundos, se produjo una fuerte explosión con una onda expansiva que se trasladó por cientos de kilómetros. Tanto que el estruendo se escuchó hasta en el sur de San Luis. Sanrafaelinos, alvearenses y malargüinos se despertaron asustados, todos temían lo peor, como un terremoto. Otros en cambio, cuyos testimonios se escucharon en las radios sureñas durante toda la mañana, fueron los testigos privilegiados de un hecho sin precedentes para esta región de Mendoza: la caída de un meteorito. Según creen los especialistas, al entrar a la atmósfera terrestre se habría fragmentado y esparcido en la extensa geografía sureña.

En las escuelas, cafés, comercios, y en cada esquina de las ciudades y hasta en los parajes más alejados, el hecho fue el tema obligado de conversación del día. En las radios de los tres departamentos, los sureños se animaron a comentar su experiencia. Varios describieron un
objeto que surcaba el cielo a una gran velocidad y que caía a la tierra. Otros incluso alcanzaron a observar que se fragmentaba en pedazos -como algunos jóvenes en Carmensa (Alvear)-, pero todos fueron coincidentes al señalar la incandescencia que casi lastimaba los ojos seguida de una fuerte explosión.

(Noticia original Diario Los Andes - Mendoza)

Algo cayó en la India

Al menos veinte personas fueron reportadas heridas y dos casas dañadas el sábado 27 de Septiembre de 2003, después de que un supuesto meteorito chocó con la Tierra en el este de la India, reportaron medios de información.

Fueron cientos de reportes en el estado de Orissa que acreditan una bola de fuego que cruzó el cielo y cayó a tierra. Fragmentos incandescentes cayeron sobre una amplia área y destruyó varias casas, dijo la cadena londinense BBC.

En Kendrapara fue reportado una roca de entre 6 y 7 kilogramos en un arrozal de la villa de Suniti. Otros restos son recobrados en la villa de Sudusudia, uno de ellos incendió una casa e hirió a tres según un testigo. La roca celeste hizo un cráter de 5 pies de profundidad y otros 3 de ancho.

Expertos estiman que cada día caen cerca de 100 toneladas de polvo extraterrestre a la Tierra, pero esto lo reportan como un caso extraordinario. "Estos casos son comunes pero no a simple vista, éste es un extraño fenómeno, dijo Jaydev Kar, un científico del planeatario de Orissa.

(Noticia original BBC)

 
Capital Federal, Buenos Aires, Argentina, 09 de Diciembre de 2003.
 
Los trabajos publicados sólo pueden ser reproducidos
con la expresa autorización de sus autores.
Estamos en contacto: betelyuz@yahoo.com
Por cualquier corrección, sugerencia o comentario.
 
Sitio Oficial Carl Sagan Portada Acerca de... Índice Contacto Links